Elevación de cejas sin cirugía

rejuvenece tu mirada

El contorno de ojos es una de las zonas de nuestro rostro que mejor refleja nuestras emociones, estados de ánimo y edad. Las ojeras, las bolsas o los párpados hinchados son un rasgo que envejece nuestros ojos, pero estos problemas pueden disminuir con cuidados caseros, cosméticos y hábitos saludables. No obstante, no hay crema que pueda reparar las cejas caídas. Esta afección estética provoca una mirada cansada y triste debido al doblez del pliegue que cubre el párpado superior y, en algunas ocasiones, a unas cejas planas, sin curvatura.

Las cejas suelen empezar a caerse debido al envejecimiento cutáneo y la pérdida del colágeno y elastina que las sujetan. Pero hay personas que tienen las cejas caídas de nacimiento.

Para poner remedio a este problema debemos acudir a la medicina estética, ya sea al procedimiento quirúrgico conocido como frontoplastia o a la elevación de cejas sin cirugía, que recomendamos desde Dra. Lledó Sales, clínica de medicina estética y nutrición de Castellón. Los tratamientos no quirúrgicos ofrecen excelentes resultados y reducen los riesgos al mínimo, además de no requerir, habitualmente, de período de recuperación.

clínica estética castellon
Se trata de una intervención para levantar ligeramente la cola de la ceja (su parte externa), abriendo la mirada y otorgándole un aspecto más juvenil y vital a tu rostro. Los procedimientos más comunes son utilizando los hilos tensores o el Botox. En nuestra clínica de estética en Castellón utilizamos ambos.

La elevación de cejas con Botox consiste en inyectar una pequeña cantidad de toxina botulínica en la cola de la ceja, lo que relaja el músculo orbicular y eleva ligeramente el extremo de la ceja. Se puede optar por potenciar el efecto con mesoterapia para tensar la zona.

Es una técnica ambulatoria, que se realiza en una sola sesión de treinta minutos y cuyos efectos duran de cuatro a seis meses, si bien tras repetidas aplicaciones suelen alargarse más. Además, en caso de no quedar satisfecho con los resultados, el Botox siempre puede ser reabsorbido.

Muy segura. Aplicada por el profesional adecuado, los resultados son muy naturales sin apenas efectos secundarios (en algunos casos puede presentarse una ligera inflamación o enrojecimiento que desaparecerá en unas horas). Además, apenas requiere de cuidados posteriores. Podrás incorporarte a tu rutina una hora después del tratamiento, y utilizar maquillaje normal después de veinticuatro horas. Tan solo debes evitar frotar o rascar la zona, y lavarla en las doce horas posteriores, así como evitar la exposición al sol.

No obstante, si el Botox no se inyecta con precisión puede generar una caída del párpado o ptosis, dejando el ojo medio cerrado con resultados muy antiestéticos. Esto desaparecerá tras un mes, pudiendo acelerarse con la aplicación de ciertos colirios. De ahí la importancia de que el Botox sea aplicado por un profesional experimentado.

Por otro lado, la elevación de cejas con Botox no es una técnica para nada dolorosa, aunque puede generar ligeras molestias durante su aplicación, por lo que existe la opción de administrar anestésicos locales.

La elevación de cejas sin cirugía es un procedimiento mucho más seguro y menos invasivo que la frontoplastia. No se requiere la hospitalización del paciente, y este puede volver a su rutina prácticamente tras la inyección, mientras que en la cirugía necesitaremos varias semanas de recuperación y cuidados específicos, que apenas existen en el tratamiento con Botox. El dolor tampoco tiene comparación, necesitando la frontoplastia de anestesia y causando molestias posteriores por las incisiones, frente a la prácticamente indolora aplicación del Botox.

Por otra parte, la elevación de cejas sin cirugía es mucho más económica que la frontoplastia.

Siempre ha de ser un profesional médico el que determine si esta u otras técnicas pueden aplicarse en tu caso concreto. En nuestra clínica de medicina estética de Castellón, nuestra experta en medicina estética realizará un análisis personal para indicar qué tratamientos son los más adecuados para cada paciente. En el caso del Botox, se desaconseja su aplicación en pacientes con ciertas patologías, hipersensibles a la sustancia o personas que se hayan realizado una cirugía estética en la zona en el último año.
Consulta

“Ver la evolución de un paciente, tanto física como emocional, es nuestra mejor recompensa”

Si tú también quieres sentirte mejor en todos los sentidos, ¡Contacta con nosotros!
Consulta